cambio-como-constante

El cambio como constante de un negocio exitoso

El tema del cambio, de la evolución, del desarrollo de un negocio como el nuestro, siempre está a la orden del día. Si lo piensas por un momento, ¿cuándo no estás cambiando algo?

Hacemos pruebas, emprendemos campañas nuevas, experimentamos con distintas herramientas, ajustamos procesos, ¡o damos un cambio de 180º y lo volvemos todo patas para arriba!

El caso es que, pensándolo bien, es un tema recurrente, que siempre sale a colación en mis conversaciones con otros emprendedores. Cada quién los vive a su manera, pero en ciertas ocasiones, me he dado cuenta de que pueden llegar a frustrar, si no se entienden como parte del proceso de tener un negocio.

Así que, hoy he querido compartir contigo alguna de las preguntas recurrentes, con respecto al cambio que más me hago: ¿cómo afecta desarrollar un negocio que evolucione conmigo? Y, sobre todo, ¿cómo se puede gestionar el cambio?

Los negocios en cambio: distintas perspectivas para entenderlo

Cuando yo misma me enfrento a un asunto, como puede ser éste, que quiero llegar a entender, lo que más me ayuda es consultar distintas fuentes. Son esas perspectivas distintas, las que me ayudan a crearme un panorama más amplio y mucho más nutrido.

Por eso mismo, en esta ocasión, también lo he abordado de la misma forma. He pedido a tres profesionales de áreas distintas que me ayuden a dar una respuesta a esas preguntas que me rondaban la mente. ¡Y que seguro a ti también te sirven en algún punto!

negocios-en-cambio

Mónica Garzón – Psicóloga – www.monicagarzonruiz.com

¿Un negocio ha de estar en cambio o evolución constante?

Efectivamente un negocio está en cambio continuo, porque no está solo en el medio. Recibe y entrega en un sistema que igualmente se transforma y, en todos los casos, debemos estar listos para adaptarnos, leer las señales que nos llevan a ajustarnos, actualizarnos y estar vigentes en nuestro nicho de negocio.

Ahora bien, desde mi experiencia considero que es más sencillo manejar estos cambios desde una marca personal, pues a pesar de que la marca será la misma con tu nombre, ella evolucionará a tu paso y en tu medida. En cambio, una marca como tal es más rígida y los cambios pueden tener una menor comprensión. Deberás explicar o mostrar la evolución al público para no perder la conexión con ellos. Aceptamos con mayor facilidad el cambio que pueda hacer una persona, porque pasamos por diferentes etapas, sufrimos situaciones, pérdidas, aprendizajes y todo ellos se muestra en la marca personal.

La evolución es una constante que nos da vida y creatividad. Y en lo que respecta a nuestros negocios, esta evolución es multifactorial.

¿Qué supone tener negocios en cambio constante, según tu experiencia?

Para el emprendedor supone mucho en cuanto a empoderamiento, energía y crecimiento. Sin embargo, voy a señalar 3 aspectos que a mí me han marcado:

  1. El constante cambio supone mantener los ojos abiertos al aprendizaje. Aprender de tus clientes, el entorno, tus colegas y de ti misma como generadora de ideas. Aprendes a gestionarte de nuevas maneras en tus relaciones familiares, tus tiempos personales, alimentación, ejercicio y crecimiento personal.
  2. También supone aceptar el error como parte del camino. No podemos adaptarnos y avanzar si no aceptamos que fallamos, nos equivocamos y de paso nos fortalecemos.
  3. En el proceso no estás sola. El cambio es más sencillo si lo haces en compañía con el apoyo de otros emprendedores que puedan comprender lo que este camino significa.

¿Qué tips darías para afrontar esta circunstancia de forma sencilla?

Mis tips para afrontar el cambio son este decálogo que dejo aquí:

  1. Deja de lado la rigidez y el perfeccionismo. Acepta tus equivocaciones como una forma más de aprender y crecer.
  2. Conviértete en exploradora de tu tema, tu nicho de mercado, tu forma de querer acercarte a la gente. Explora, investiga y aprende siempre.
  3. Ríe. Aunque las cosas parezcan muy serias, suelta tu sonrisa frente al espejo, pues es una forma de asegurarte que ante todo cuentas contigo misma.
  4. Escribe. Anota todo lo que aprendes, escribe tus ideas aunque parezcan poco importantes. Todo lo que escribas te ayudará a comprender mejor lo que quieres lograr.
  5. Organízate. Recuerda que tienes muchos roles en tus manos y la organización te ayudará a no perderte en el camino.
  6. Simplifica. Revisa todo lo que haces y busca la forma de simplificar tus tareas. Hazlo una tarea a la vez y así tendrás más tiempo disponible para ti.
  7. Escucha. Es increíble todo lo que se puede aprender de otras personas y si abrimos nuestra capacidad de escuchar nos daremos cuenta de lo mucho que podemos crecer.
  8. Practica. Lleva siempre a la práctica lo que quieres hacer, ya sea con amigas, familia o en la comunidad. Estarás ayudando a otras personas y perfeccionando lo que quieres compartir.
  9. Mide tus resultados. Este es un paso aburrido para algunos, sin embargo, lo que no se mide no se mejora. Así que mide lo que haces en cuanto a tus resultados. ¿Estás obteniendo lo que quieres realmente con tus acciones? ¿Qué mejoras harías?
  10. Comunica. Este paso a veces no es tan sencillo. En ocasiones, no es tan simple ir contando por allí qué es lo que hacemos. Sin embargo, es la comunicación la base de los negocios, así que cuéntale a otros lo que haces y verás lo mucho que aprenderás de sus reacciones.

Además, si quieres escuchar a Mónica en acción, hablando del tema del cambio y cómo gestionarlo, te dejo un enlace a una de las charlas que grabé con ella hace un tiempo.

negocios-en-cambio

Isabel Mancias – Coach de dinero – www.isabelmancias.com

¿Un negocio ha de estar en cambio o evolución constante?

Sí, la evolución es parte de la naturaleza y como seres humanos que somos no podemos vivir en el estancamiento.  Es imposible para un árbol, por ejemplo, el quedarse en un estado fijo. Siempre está en constante crecimiento. Lo mismo sucede con nosotros como personas y, como las personas son las que manejan los negocios, es indispensable que el negocio siempre esté en constante evolución y crecimiento.

¿Qué supone tener negocios en cambio constante, según tu experiencia?

Un emprendedor en constante cambio va a estar siempre en busca de más. Más negocios, más ventas, más dinero, mejor calidad de vida, simplemente más. Pero, al mismo tiempo que está en esta eterna búsqueda de más, va a tener muchas ocasiones en las que aparezcan los miedos, las frustraciones, las creencias con las que crecimos de chicos y nos van a hacer la vida un poco difícil.  Y es ahí, cuando es indispensable tener a una persona con la experiencia para poder ayudarnos a salir más rápido de ese lugar.

Como cualquier persona, el emprendedor suele decir, “yo puedo”, o “déjame lo intento”. Y cuando se da cuenta de que lo ha intentado ya en varias ocasiones y no logra salir de ese estancamiento es cuando llega la frustración y muchas veces la desesperación.  Por lo que en mi experiencia personal y con mis clientes, me he dado cuenta de que tener a tu lado a un coach con experiencia, te ayuda a que ese constante cambio sea una transición mucho más sencilla y placentera.

En lo particular, soy muy terca y por mucho años pensé que podía sola y que no necesitaba ayuda. Fue hasta que entendí que eso era arrogante de mi parte y abrí mi mente a nuevas experiencias, a nueva información y mi vida dio un giro de 180 grados. Todo ha sido mucho más sencillo desde entonces.

¿Qué tips darías para afrontar esta circunstancia de forma sencilla?

Existen diferentes perspectivas pero desde mi experiencia personal y como coach puedo decir los 3 más importantes para mí.

1. Mantente siempre con la mente abierta.Si tú empiezas a actuar como un niño en el sentido de la curiosidad que tienen por aprender y explorar cosas nuevas, este proceso se hace más sencillo y, sobre todo, más divertido. Esto es porque, si estamos preocupados y pensando únicamente en los resultados, nos atamos a ellos y simplemente, las cosas no fluyen. Por lo que nuestros sentimientos empiezan a ser de frustración y coraje.

2. Espera siempre lo mejor.  Existe un principio universal que dice: «Da y te será dado. Da en libertad y abundancia y libremente recibirás.» Lo que nos dice este concepto es que entre más des en base al amor, más fácil será que tú recibas. Lo que la gente malinterpreta es que lo recibirás de la misma persona, o de la misma forma en que lo diste y esto no es así.  Cuando tú das por el amor de dar, sin esperar nada a cambio, estás sembrando una semilla para que te sea devuelto a ti en muchas bendiciones. Y éstas pueden llegar de muchas formas diferentes a tu vida.

Entonces, el esperar siempre lo mejor es como sembrar una semilla y esperar que se convierta en un árbol frondoso y lleno de frutos. Esta mentalidad me ha cambiado mi vida y me ha hecho dar desde la abundancia y en base al amor. Simplemente, pienso que esa semilla se convertirá en un hermoso y frondoso árbol lleno de frutos para mi beneficio y el de mi familia. Y eso mismo, me ayuda a mantener siempre la fe y la alegría de seguir haciendo lo que hago.

3. No resistirme.  En base a lo anterior y conforme al conocimiento de la ley universal de causa y efecto, he entendido que muchas veces me opongo a recibir, porque me estoy resistiendo.  Entre menos me resista, más fáciles salen las cosas y mejor de lo que pienso. Entre más piense, más planee, más discuta, más evite… más difícil es para mí lograr mi objetivo y más me tardo.

Cuando simplemente dejo ir todo «confiando y esperando lo mejor», lo mejor siempre llega a mí. Pero, en este punto hay varios matices: tienes que entender realmente qué es lo que quieres; tienes que saber cuál es poder que tienes en tus manos y tener fe de que ese deseo, sueño o meta que quieres, ¡ya es tuyo! Así, te das cuenta de que el ser y tener el control de tu vida y de tu negocio es muy fácil de lograr.

Para mí, esto ha sido revelador en mi carrera y en cómo mis clientes han cambiado su vida de una forma extraordinaria. Cuando entendí que todo tiene que ver con «la mentalidad», me di cuenta de que tan sólo tenía que cambiar un pequeña parte de la ecuación y el resto sería más sencillo.

Raquel Blanco – Abogada – www.blancolegal.es

¿Un negocio ha de estar en cambio o evolución constante?

Esta es una pregunta muy interesante, ya que la realidad es que cuando un negocio no cambia nada, o sus cambios son casi inapreciables, suele ser mala señal. Aunque a lo largo de la historia, se ha llegado a ver como una señal de estabilidad y buena marcha empresarial, hoy en día tiene un significado totalmente contrario. La vida, la sociedad y el mercado cambia a un ritmo vertiginoso. Lo que ayer funcionaba hoy no funciona y muchas veces desconocemos los motivos.

Los negocios deben ser un reflejo de nosotros y de nuestro momento vital preciso, de nuestro mercado y de nuestros clientes. Según cambien ellos, deberemos cambiar nosotros, aunque no siempre es fácil afrontar estos cambios en el momento oportuno. Sobre todo, en los negocios unipersonales, pequeños, en los que depende casi todo de una sola persona. Nos cuesta introducir cambios en nuestra organización, en nuestros procesos y no siempre llegamos a ver lo que necesitamos.

Los negocios no sólo evolucionan porque lo hacen los mercados, muchas veces esos cambios se deben a nuestra propia evolución personal. Nuestros proyectos avanzan a la vez que nosotros, por lo que es fundamental acomodarlos a nuestra nueva situación. Por eso, hay momentos en que los cambios se suceden muy deprisa.

También, debemos ser capaces de adaptarnos a nuestro público y eso sólo ocurrirá si lo conocemos bien, si nos paramos a escuchar todo lo que tienen que decirnos. Entonces, seremos capaces de ofrecerles aquello que verdaderamente necesitan. Ya sé que eso a veces resulta muy complejo y siempre hay personas y empresas que nos adelantan, que son capaces de ver hacia dónde nos dirigimos con más claridad que nosotros. Pero, si quieres seguir, si quieres evolucionar con tu empresa, debes avanzar, no hay opción. Aunque siempre quedarán negocios que se gestionen a la manera tradicional, esos de toda la vida, que siguen haciendo lo mismo de siempre y pese a ello sigue siendo rentable, no es lo habitual.

Hoy es muy importante evaluar, medir, escuchar y sacar conclusiones.

¿Qué supone tener negocios en cambio constante, según tu experiencia?

Para el emprendedor este cambio constante supone un esfuerzo titánico. Supone estar siempre en constante cambio, muchas veces sin tiempo para interiorizar los procesos, para aprender de ellos, para sacar conclusiones… Esto hace que genere una gran incertidumbre, que genera a su vez estrés, que genera a su vez decisiones erróneas, además de muchas horas de trabajo.

Muchas veces, los cambios a los que nos enfrentamos no los entendemos, ni sabemos cómo llegar a ellos, o simplemente carecemos de recursos para poder enfrentarlos. Obviamente, esto hace que vayamos dando palos de ciego, dejándonos llevar más por lo que creemos que realmente sucede, que por lo que necesitamos. Por lo que el constante cambio también genera una gran murmullo que distorsiona nuestra realidad, ya que nos confunde y nos hace olvidar por dónde queremos ir.

Hay cambios que no tienen que ver con nosotros, aunque se den en la realidad, no tienen por qué afectarnos y perdemos demasiado tiempo mirando a ver lo que ocurre en el mundo de afuera, sin dedicar tiempo a comprobar qué es lo que ocurre en nuestro propio mundo.

A veces, los cambios también vienen cubiertos de oportunidad y nos hacen avanzar a pasos agigantados. Nos hacen encontrar el foco de una manera más sutil, incluso puede significar el éxito. Lo importante es saber encontrar el equilibrio entre todo.

¿Qué tips darías para afrontar esta circunstancia de forma sencilla?

Para mí, lo más importante es encontrar un método de observación, evaluación y toma de decisiones efectivo, que esté incardinado dentro de la marcha habitual de la empresa. Es decir, con el que no tengas que realizar un esfuerzo extra y con el que seas capaz de escuchar a tu cliente, saber dónde quiere ir y qué va a necesitar. A la vez, tienes que escucharte tú mismo, para saber si los cambios tienen que ver con nosotros.

Luego, lo más importante es crear procesos de trabajo lógicos, amables, que lo hagan todo mucho más fácil, en lugar de dificultar la labor. Ya que después de la evaluación deberemos desarrollar el trabajo, incluso deberemos implementar cambios en nuestra forma de hacer las cosas.

Y no podemos olvidarnos de nosotros, por lo que sigue siendo imprescindible cuidarnos a nosotros por dentro y por fuera. Disfrutar, divertirse, hacer ejercicio, leer, escuchar música o pintar, son buenas alternativas para cuidarnos. Salir con los amigos y disfrutar de un día en familia, también. Y una de las cosas más importantes es cuidar nuestro horario de trabajo. Debemos ser muy cuidadosos para que la parte laboral de nuestra vida no engulla todo lo que nos rodea, estableciendo unos horarios amables de trabajo. Todo ello rodeado de una gran pasión y amor por lo que estás haciendo.

Y ahora, ¿qué me dices? ¿Tienes una visión distinta del cambio? ¿Has sacado nuevas ideas para afrontarlo de manera diferente? Cuéntame en los comentarios, ¡te espero!

Tags:
Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@conchisanjeronimo.com

Storyteller y redactora web. Ayudo a pequeñas marcas a dar voz a sus ideas, a través de sus comunicaciones, para que juntos hagamos que el mundo avance. Me encanta hacer magia juntando letras y transmitir todas las historias, que aguardan ser contadas, tras una marca con personalidad.

2 Comentarios
  • Labois
    Publicado a las 21:39h, 13 marzo Responder

    Un fantástico post, no ha encantado esta reflexión! Al leerlo no nos hemos podido quitar de la cabeza el dicho de «el optimista ve el vaso medio lleno, el pesimista medio vacío y el empresario va a buscar más agua». Los cambios suponen retos, necesarios para encontrar nuevas oportunidades.
    Gracias por compartirlo ^^

    • Conchi
      Publicado a las 16:15h, 14 marzo Responder

      Muy buenas,

      Gracias a ti por unirte a la conversación. Me apunto el dicho que comentabas, porque es cierto que es muy poderoso, para mantener los ánimos y la motivación arriba. Además, viene genial para momentos bajos, para cambiar de perspectiva y recuperar las ganas.

      Un saludo enorme.

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies