comunicación-de-marca

3 pasos para definir una comunicación de marca con personalidad

Últimamente, he descubierto que lo que más suele costar a las marcas es definir una comunicación potente, basada en un estilo propio y la personalidad única de la marca.

El caso es que si quieres un público fiel, una audiencia comprometida, además de analizarla bien y tener buena relación con ella, tienes que satisfacer sus expectativas y darles lo que buscan.

Al principio, es complicado saberlo, ya que hay quienes comienzan de cero, o con muy poca experiencia, en cuanto al público o sector al que van a dirigirse y por lo tanto, suelen comunicar así “a las bravas”. No hay demasiada planificación y se va haciendo lo que se puede.

Más adelante, cuando vas recabando más información, a raíz del trabajo con tus clientes, el problema está servido. Quieres crear una voz para tu marca, que vuelva tu comunicación y tu mensaje reconocible. Y no es que sea complejo, pero sí tienes que pasar por un proceso de reajustes de todos tus contenidos, para que sean coherentes con el nuevo estilo.

Así que, en este artículo, quiero compartir contigo tres claves para definir una comunicación de marca con personalidad que te ayude a comunicar con autenticidad desde tu esencia.

Utiliza la originalidad para darle una vuelta de tuerca a tu comunicación

El primer paso para impactar a tu audiencia con una comunicación realmente vibrante es este: encuentra tu propio estilo y utilízalo como filtro de todo aquello que más adelante quieras incluir.

La comunicación de un negocio está siempre viva y en evolución. Precisamente, para adaptarse a los cambios en la audiencia, en sus preferencias y en todos los avances que surgen día a día.

Seguro que con el tiempo, aprendes, mejoras y creces en todos los sentidos. Eso sí, a la hora de aplicar todos esos conocimientos a cualquier parte de tu negocio, incluida la comunicación, hazlo siempre desde ese estilo que has definido.

Sólo desde ahí, conseguirás que los cambios sean coherentes, tanto para ti, como para tu audiencia.

Y quiénes consiguen esto, para mí, a la perfección: Susana Torralbo y Gemma Fillol.

Susana ha hecho del humor y el atrevimiento su mejor arma. Ninguno de sus artículos te deja indiferente. En todas sus publicaciones, consigue sacarte una sonrisa.

Pero, en mi opinión, con el que rompió el molde fue éste: ¿Debo regalar algo para que se suscriban a mi newsletter?

Parece totalmente inofensivo, pero dale una oportunidad y entra a echarle un ojo. ¡Sabrás a qué me refiero!

En el caso de Gemma, lo que más admiro es que muestra frescura y naturalidad en todo lo que hace. ¡Sus vídeos lo demuestran!

Y aquí puedes ver uno de ellos: El marketing emocional – Principios para conectar y ser recordado. Eso sí, aguanta hasta el final, ¡qué es la mejor parte!

No te guardes tus mejores historias por temor a que a alguien no le gusten

A la hora de comunicar, el segundo paso sería que te muestres tal como eres. Sé que puede dar miedo, pero es necesario. Para conectar de forma genuina con los demás, hay que trascender el miedo.

Piensa, por ejemplo, en un camino de brasas ardiendo, si confías en ti y en tu proyecto, ¡podrás cruzarlo sin quemarte! Y es que las dudas, la falta de autoestima y de poner en valor quiénes somos y lo que hacemos, pueden provocar que únicamente comuniquemos desde nuestras luces.

Sin embargo, cuando somos naturales y fluimos, nos atrevemos a comunicar también desde nuestras sombras. Mostrarlas no te vuelve frágil, ni un blanco fácil, ni mucho menos objeto de rechazo. Compartirlo te vuelve justo como la persona que tienes enfrente y con las que tratas de conectar: te vuelve humano.

Para que puedas conocer más experiencias de cómo afrontar los miedos, aquí tienes un enlace a un artículo colaborativo que puede ayudarte y darte otros enfoques.

Y si de echar los restos y poner toda la carne en el asador se trata, te quiero presentar a Gabriela Figueroa.

Ella, en su blog, habla sobre temas que pueden sonar duros. Pero, en mi opinión, esa profundidad que demuestra y el hecho de que se muestre tal y como es, es lo que llama la atención de los que leen sus artículos y les deja con ganas de más. Al menos, ¡hablo por mi experiencia!

Sé transparente y sencillo

Bien, vamos con el tercer y último paso: ten siempre una actitud humilde. En otras palabras, sé humano.

Si crees que eres muy tajante a la hora de comunicar, incluso algo distante, mi consejo es muy básico: háblale a los demás como te gustaría que te hablaran a ti.

Lo sé, simplemente se trata de usar el sentido común. Comunica mejor desde la empatía, de tú a tú. Sé cercano y reconoce tus límites. Así, los demás conectarán mejor contigo y se sentirán confiados de hacerte preguntas, darte feedback.

De esta forma, no sólo crecerán ellos, también lo harás tú y tu negocio y conseguirás impactar a tu audiencia de corazón.

“Lo que ves es lo que hay.” Esta es una de las frases que utiliza mi compi Carmen Rodrigo en su página web y que creo que es de las que mejor la describen.

Ella es transparente, no se ha creado ningún personaje y por eso, conecta tan bien con sus seguidores.

Al final, para ganarte la confianza de otras personas, lo mejor es ser sencillamente tú. No trates de aparentar, ni dártelas de gran experto o entendido en un tema. A las personas que te siguen y que quizá algún día se conviertan en tus clientes, les interesa más quién eres tú y cómo vas a tratarle, que cuántos títulos amasas en tu poder.

¿Entiendes ahora mejor cómo definir una comunicación de marca acorde a tu personalidad para que conecte con tu audiencia ideal?

Espero que con estos pasos, logres el efecto de enganchar al público con tu forma de contar las cosas. Como has visto, no es nada imposible y ya hay personas ahí fuera que lo consiguen con matrícula.

¡Ah! Y si quieres trabajar sobre ello, pero te gustaría contar con ayuda, tengo un paso a paso listo para ti. Es mi ebook, Comunica tu marca con mucho swing. Con él, vas a poder definir tu comunicación de marca de forma amena y sencilla, sin dejarte ningún detalle relevante en el tintero.

Tags:
Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@conchisanjeronimo.com

Storyteller y redactora web. Ayudo a pequeñas marcas a dar voz a sus ideas, a través de sus comunicaciones, para que juntos hagamos que el mundo avance. Me encanta hacer magia juntando letras y transmitir todas las historias, que aguardan ser contadas, tras una marca con personalidad.

21 Comentarios
  • Carmen M. Rodrigo
    Publicado a las 10:57h, 09 noviembre Responder

    ¡Ay, qué ilusión! Muchísimas gracias por incluirme en el post, Conchi 🙂

    Al leerte parece que la clave está en ser uno mismo. Con nuestras virtudes y nuestros defectos. Muchas veces intentamos «vendernos» como seres perfectos cuando no lo somos. Tenemos días buenos, días malos y días regulares y no pasa nada por decirlo en voz alta 😉

    De la misma manera, aunque siempre nos han dicho que debemos aparentar públicamente ser correctísimos y muy serios para parecer profesionales, parece que, afortunadamente, todo esto está cambiando. Cada uno tenemos nuestra personalidad, nuestro sentido del humor (o no), nuestra forma de ver el mundo… Y eso es lo que nos hace diferentes y únicos, mucho más que nuestro trabajo o los servicios que ofrecemos. Así que toca quitarse la vergüenza y mostrarse al mundo!

    Un abrazote.

    • Conchi
      Publicado a las 12:35h, 09 noviembre Responder

      Hola Carmen,

      Yo siempre digo que es cuestión de hacer la reflexión a la inversa y pensar en lo que a nosotros nos atrapa como consumidores o lectores, y tratar de aplicar esos mismos aspectos a nuestra comunicación, ya que normalmente nos sentimos atraídos por aquello con lo que de un modo u otro nos identificamos. Así que, totalmente de acuerdo, es cuestión de dejar salir más todo eso que llevamos dentro.

      Entiendo perfectamente lo que dices sobre ser correctos, para parecer más profesionales, porque incluso yo misma he pecado de ese defecto en mi blog anterior. Así acabé, que leía mis propios artículos y no sabía decir si los había escrito yo o mi vecina del cuarto (aunque no sé si la mujer escriba, la verdad, ¡se lo preguntaré!) 😀

      Hay que dejarse de corazas y mostrar más de nuestra naturaleza única. Eso sí nos hace diferentes y nos ayuda a conectar mejor.

      Gracias por pasarte y dejar tu comentario, siempre es un placer leerte 🙂

  • ADELA EMILIA GOMEZ AYALA
    Publicado a las 15:58h, 09 noviembre Responder

    Totalmente de acuerdo contigo Conchi; cuando estás empezando y empiezas a buscar información, acabas «infoxicada»; llega un punto en el que sabes que hay una serie de elementos que son importantes, pero pierdes el norte; no sabes que hay que implantar primero, que viene después; dónde hay que poner el acento durante el lanzamiento y …. esa larga retahíla de cosas que se supone que debes hacer.

    Y también es cierto, hay ideas que a tí te parecen interesantes, pero piensas que para los demás, pueden ser auténticos disparates; cuando en realidad, hasta que no lanzas esa idea no sabes cómo te va a responder la gente.

    En fín, nos tomaremos las cosas con calma, dando lo mejor de cada uno de nosotros, y huiremos de esas ofertas que proponen pasar de 0 a 100 suscriptores en una semana.

    Siempre conviene echar un vistazo a tus posts para reubicarse en caso de que la brújula nos falle.

    Un cordial saludo

    • Conchi
      Publicado a las 19:01h, 09 noviembre Responder

      Hola Adela Emilia,

      Me encanta leer tus reflexiones. Al final cuando escribes, expresas tus pensamientos, pero no sabes cómo pueden entenderlo los demás, o si realmente les moverá algo. Cuando compartís conmigo vuestros aprendizajes o las conclusiones que extraéis, es como si todo encajase.

      Además, me encanta el planteamiento final de tomarse todo con más calma. Yo lo comparto totalmente, porque hasta que no me decidí a hacerlo, no empezaron como a funcionar todas las cosas. De verdad que muchas veces, con nuestra insistencia y falta de paciencia, estamos bloqueando el buen funcionamiento natural de las cosas. Hay que darse más espacio y no convertir el proyecto en el centro de nuestras vidas.

      Gracias por tu comentario,

      Un saludo enorme.

  • Andres
    Publicado a las 16:03h, 09 noviembre Responder

    Gracias Conchi, me ha servido de gran ayuda tu aporte.

    Gracias de corazón.

    • Conchi
      Publicado a las 19:02h, 09 noviembre Responder

      Hola Andrés,

      Gracias por tu comentario. Me alegra saber que el post de ha sido de ayuda y que te ha resultado útil.

      Espero volver a verte por aquí y seguir compartiendo,

      Un saludo.

  • Susana Torralbo
    Publicado a las 21:50h, 09 noviembre Responder

    ¡Hola, Conchi! ¡Qué ilusión que me hayas incluido en tu post y verme encima tan bien acompañada! Creo que el marketing es un tema lo suficientemente aburrido como para abordarlo en un tono serio o neutro. No te voy a engañar, al principio tuve dudas sobre si debía dejar fluir mi tono de voz con tanta libertad… ¡temía que no me tomaran en serio! Pero no ha sido así, me ha permitido conectar mucho mejor con mis lectores y atraer justo al tipo de clientes que deseaba. Creo que si quieres trabajar con gente afín a ti, es fundamental mostrarte tal cual eres. ¡No hay otro camino más simple y más directo!

    • Conchi
      Publicado a las 08:54h, 10 noviembre Responder

      Hola Susana,

      Gracias por compartir tu experiencia en el comentario, ya que somos muchas las que hemos pasado por lo mismo. Yo tampoco escribía antes como lo hago ahora, justo por eso que cuentas. Pero también he notado que, cuando he empezado a escribir como me sale de adentro, las personas conectan mucho más conmigo, me reconocen en lo que escribo e interactúan más. Así que, al menos para mí, ¡no hay mejor opción que ser tú mismo al escribir!

      Un abrazo.

  • Angelica Cervantes
    Publicado a las 13:31h, 10 noviembre Responder

    Que buen post! Justo estoy en una etapa de reflexión en el que sigue? Sigue mucho, hay mucho. Pero lo que me gusta y va con lo que siento y pienso es lo íntimo. Lo masivo no siento que vaya con mi tema; soy más de detalle y de encausarlo en algo práctico que funcione pero cada quien con su cada cual. Leí algunos de tus bloggers recomendadas y las voy a paladear y rumiar poco a poco. Algunas las conozco de otros grupos como Gabriela Figueroa, se de lo que está hecha esa mujer y me gusta. El tono de Susana Torralbo me identificó, el humor me gusta muchísimo. Gracias Conchi, siempre linda y entregada.

    • Conchi
      Publicado a las 15:12h, 10 noviembre Responder

      Hola Angelica,

      ¡Qué gusto leerte por aquí! Yo también creo que para tu temática, un estilo más íntimo va bien. Algo cálido y con mimo, vaya.

      De todos modos, en general, me gustaría apuntar que tampoco hay que agobiarse. Que el estilo a la hora de comunicar es algo que se va trabajando poco a poco, y que está bien probar cosas nuevas y ver cómo funcionan. De hecho, hasta que no nos lanzamos, no sabemos con exactitud qué aceptación tendrán nuestras ideas. Después, incluso nos llevamos sorpresas.

      Lo que nunca está demás es seguir conociendo gente nueva, abriéndonos a nuevas perspectiva y estilos e ir jugando con todos ellos para saber qué encaja con nosotros y que no, hasta que demos con el mix perfecto cada uno.

      Gracias por tu comentario y un saludo enorme.

  • Esti López
    Publicado a las 18:08h, 10 noviembre Responder

    ¡Hola Conchi!

    Estoy de acuerdo contigo en que la transparencia y el ser uno mismo es la mejor manera de comunicarse. Como tú sigo a Susana Torralbo desde hace mucho y es un placer leerla, es uno de esos blogs que no te quieres perder, por su naturalidad, sencillez y buen humor 🙂

    El tema es que todos no tenemos ere «arte» a la hora de contar historias y que a veces (sobre todo al principio) puedes sentirte un poco agobiada por toda la sobre-información que hay al respecto, Al final lo mejor es ir escribiendo, haciendo pruebas y dejar que salga de forma natural.

    ¡Un abrazo grande!

    • Conchi
      Publicado a las 09:00h, 11 noviembre Responder

      Hola Esti,

      Me alegra tenerte por aquí. Estoy de acuerdo que, en estos temas, lo mejor es no obsesionarse. Hay que reflexionar sí, pero lo justo. Nada de agobios innecesarios, de esos que nos bloquean, sino que hay que ponerse a ello cuanto antes, porque, al fin y al cabo, el estilo a la hora de escribir se pule a base de escribir, escribir y escribir.

      Como se suele decir, la práctica hace al maestro 🙂

      Aún así, y aunque coincido que a veces hay gente con duende para ciertos temas, el hecho de contar historias es un «arte» que se puede adquirir. Creo que cada uno tenemos nuestro estilo propio, pero que a veces el problema es que no sabemos verlo o valorarlo. Nos fijamos en el resto y nos comparamos. Pero, ¿quién dice que una forma esté mejor que otra?

      Éste sería otro tema a parte, pero que seguro que nos daría para reflexionar un montón, ¿verdad?

      Gracias por compartir tus consejos y experiencia.

      Un abrazo.

  • Cristina
    Publicado a las 18:57h, 10 noviembre Responder

    Hola Conchi!

    Me ha encantado leerte. Es cierto que a veces perdemos el norte buscando una imagen perfecta y tratando de cumplir al pie de la letra todas las leyes del marketing, y en realidad, lo más sencillo y efectivo es ser una misma. Que tampoco digo que sea fácil porque atreverte a mostrar tu historia también tiene mucho mérito.

    Un saludo.

    • Conchi
      Publicado a las 09:05h, 11 noviembre Responder

      Hola Cristina,

      Totalmente, es una opción de valientes. Porque, según nos han educado, salirse de los estándares no está bien visto. Y para ser considerada profesional, tienes que cumplir unas mínimas reglas y bla, bla, bla… Así que romper con todas esas ideas no es fácil. Mostrarse tal cual somos asusta, porque conlleva exponerse y que los demás opinen.

      Aún así, cuando empiezas un proyecto propio, te lanzas al vacío y te arriesgas por aquello en lo que crees, con tantas complicaciones que supone esto de inicio, por desconocimiento, desorientación, etc., creo que no merece la pena cargarse de más peso, tratando de ser quiénes no somos. Como bien decías, es más sencillo ser uno mismo, porque el resto de cosas fluyen mejor.

      Gracias por el comentario.

      Un saludo enorme.

  • Gabriela Figueroa
    Publicado a las 06:44h, 11 noviembre Responder

    Conchi pero que agradable sorpresa. Honor que me haces en colocarme en un plano tan personal de la comunicación. Me estremezco, así. (Además ponerme junto a esas mujeres que admiro tanto es como: «asdfgh OMG»)
    Voy a confesar de esas cosas políticamente incorrectas…, pero creo que todas tenemos un estilo personal de escritura, el problema es que nos vamos con la idea de replicar, porque ser diferente nos aterra, mostrar autenticidad o cercanía nos desnuda ante el otro, y por supuesto cuando generamos contenido para vender, seguimos gurús porque salirse del margen es como «fracaso inminente».

    En esta época tan enlatada de lo mismo, lo que lleva contracorriente gana por simple diferencia.
    Cuando conocí a Susana Torralbo me enamoré de su forma de escribir, me generó tal shock que surge el «Quisiera escribir así» y ya, pasa, pero cuando esta sensación no se va, nos obsesionamos con escribir como uno y otro de los que admiramos… logrando todo lo contrario en el proceso. Porque quienes nos generan esta sensación son personas que expresan desde lo propio, no desde la comparación o el intento de diferencia.

    Eres maravillosa Conchi. Gracias por ponerme en este post, de verdad.

    • Conchi
      Publicado a las 09:09h, 11 noviembre Responder

      Hola Gabriela,

      Gracias a ti por tus palabras y por pasarte por aquí a comentar.

      Siempre es un gusto leer tus opiniones que tanto me hacen reflexionar. Hoy volviste a dar en el punto. ¿Cuánto valoramos lo que hacemos y quiénes somos, es decir, nuestro estilo? Parece que siempre esté mejor lo de afuera que lo nuestro.

      Obvio está bien tener referentes que te inspiren, pero como yo digo siempre, cada quién tiene su propio camino. De ahí que lo mejor sea que con las referencias que encuentras aquí y allá, experimentes, pruebes y después, decidas qué encaja más contigo.

      Mil gracias por compartir tu visión y te envío un abrazo enorme.

  • Cristina
    Publicado a las 10:55h, 12 noviembre Responder

    Estás tocando unos puntos super importantes Conchi, la verdad es que poco a poco vas progresando como bloguera y vas encontrando tu voz, y ese toque que te caracteriza, pero toma tiempo. Y aun así a veces dudas de como de lejos llegar con tus palabras, si mojarte hasta el fondo o ser más neutral, si ser muy personal con tus experiencias o solo dejar pincelazos. Y muchas veces admiramos como los demás hacen las cosas pero intentar parecerte o tomar un estilo similar es un error, porque no se puede mantener.. Mejor encontrar el nuestro, poco a poco creo que va saliendo. Un saludo! Cristina

    • Conchi
      Publicado a las 09:23h, 14 noviembre Responder

      Hola Cristina,

      Entiendo perfectamente lo que cuentas de quedarte como a mitad, de no saber si llegar hasta el fondo con tus palabras, etc. La verdad, creo que cuando estamos como reservándonos algo, los demás en parte lo notan, porque nos queda un texto, por ejemplo, plano. De esos que ni fu, ni fa. Además, puede que haga que los demás incluso desconfíen.

      Por eso, yo casi que ya me he lanzado a escribir sin filtros y ahora no hay quien me pare. Pero, reconozco que al principio puede costar, porque no estamos acostumbrados y tenemos muchos miedos todavía que superar. De ahí que, como recomiendas tú misma, lo mejor sea practicar, practicar y practicar. Si no sabes cómo se tomará tu público que te expreses de tal o cuál forma, haz experimentos. Escribe un post, por ejemplo, sin filtro, tal y como te gustaría y comprueba cuál es la reacción. En base a esos resultados, ya podrás tomar mejores decisiones, porque estarán basadas en respuestas verdaderas y no meras suposiciones nuestras.

      Gracias por tu comentario y te envío un saludo enorme.

  • Amaya
    Publicado a las 09:02h, 14 noviembre Responder

    ¡Hola Conchi!

    ¡Cuántas pistas valiosas!

    Preguntabas al final del post que cuál nos ha gustado más. En mi caso, la que anoto, porque me parece un temazo, es la segunda: No te guardes tus mejores historias por temor a que a alguien no le gusten. Los otros dos elementos clave son muy importantes pero en este segundo me has hecho reflexionar.

    Además, aproveché para saber más de Gabriela Figueroa (qué gran descubrimiento), y leí un post que publicó en septiembre sobre diferenciarnos de la competencia, y que es un complemento perfecto a esta reflexión.

    También nos pones ejemplos prácticos de emprendedoras a las que admiro como Gemma y Susana (en unos días voy a un evento en el que ella dará una charla y estoy deseando escucharla); y una emprendedora que he conocido hace poco que es Carmen Rodrigo y a la que ya sigo la pista porque me transmite emociones muy positivas.

    ¿Cómo no me iba a gustar esta entrada? 😉

    ¡Un abrazo!

    • Conchi
      Publicado a las 09:36h, 14 noviembre Responder

      Hola Amaya,

      ¡Genial escucharte! Todas son grandes ejemplos de alguno de los puntos que mencionaba en el post. Sin embargo, me gusta que destaques el tema de las historias personales, porque lo incluí con el propósito de mover muchos interiores y mentes reactivas. Y es que me encuentro muy a menudo, que las personas se limitan hasta en lo más básico. Parece que mostrar parte de ti, a través de una historia, anécdota y/o experiencia, te haga menos profesional y, al menos para mí, ¡es todo lo contrario!

      Basta ya de límites absurdos por miedo al qué dirán. De todos modos, tampoco estamos aquí para gustarle a todo el mundo, ¿no es así? Creo que las personas que nos siguen son bastante parecidas, al menos en los más básico a nosotros mismos, de modo que, ¿por qué no le iban a gustar las historias si a nosotros nos gustan?

      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.

      Un abrazo.

  • Mis 20 artículos imprescindibles de 2016 - Carmen M. Rodrigo | Diseño web para emprendedores que quieren vivir de su pasión
    Publicado a las 12:11h, 22 diciembre Responder

    […] Conchi Sanjerónimo (Tu ruta emprendedora) – Cómo dar en el blanco con tu comunicación […]

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies