voz-de-marca

Tu voz de marca: las preguntas más frecuentes resueltas

Este post nace con la idea de ser “el post que los una a todos.” Es decir, que llevo hablando ya no sé ni cuánto tiempo sobre la “voz de marca”, pero nunca me he parado a pensar en si se entiende exactamente el concepto, o si los demás saben qué implica tanto como yo.

Así que, pretendo que este post sirva a modo de partida, para que quienes se aventuran en este camino, sepan a qué atenerse o de qué vamos a hablar aquí…

He creído que lo más práctico para todos es hacerlo a modo de preguntas y respuestas. De este modo, me esforzaré porque mis respuestas sean concisas y claras. Además, me da la posibilidad de ir añadiendo contenido o preguntas, a medida que me vayan llegando nuevas dudas recurrentes.

¿Empezamos?

¡Ah! Y si aún no sabes por qué necesitas trabajar tu voz de marca, casi mejor empieza por aquí.

¿Qué es la voz de marca?

Tengo la sensación de que cada vez que empiezo con este tema, las personas lo relacionan enseguida con un don, un talento innato, en definitiva un estilo propio. Bien, no estoy de acuerdo con nada de esto. Porque te guste más o menos, tú ya tienes un estilo. Otra cosa es que no se parezca al de tal o cual persona, que te gusta tanto. Pero lo tienes.

Aquí empiezan las barreras y bloqueos mentales que muchos tienen a la hora de escribir. Así que… vamos por pasos.

La voz de marca no tiene que ver con el duende o la magia. Punto. Se puede trabajar, definir, ajustar e irá evolucionando, como el resto de partes de tu marca, con el paso del tiempo.

Para mí, la voz de marca me suena mucho a esa cita de Jeff Bezos: “La marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás delante.” Pues bien, en este caso, yo diría que la voz de marca es aquello que resuena de tu marca en la mente de tu público, que les hace reconocerte incluso cuando no te están viendo.

¿Quieres escucharme hablar más de cómo es y a qué puedes enfrentarte al tratar de definir la voz de tu marca? Te dejo un enlace a una entrevista que me hizo Luisa Acelas para su podcast, Emprende escribiendo.

¿De qué se compone la voz de marca?

Cualquier voz humana tiene unas características particulares que la hacen única. Me refiero a su intensidad o volumen, al tono, a su timbre y a su cadencia o ritmo. Según se module la voz, según cada uno de estos aspectos, podemos conseguir que aquello que comunicamos, nuestro mensaje, llegue o no tal como queremos.

De hecho, hay profesionales que enseñan algunos de estos trucos sobre cómo articular nuestra voz, para manejarnos mejor en según que situaciones. Es el caso de una charla TEDx que llamó mucho mi atención de Emma Rodero, titulada Persuade con tu voz.

La voz de tu marca también se modula de acuerdo a algunos de estos aspectos, por ejemplo, la intensidad, el tono o el ritmo. Pero también, está definida por el lenguaje (verbal y no verbal) que utilizamos al comunicar. Las palabras que elegimos en cada situación, o los silencios, nos definen y transmiten, inconscientemente, mucho más sobre la marca.

En resumen, la voz de tu marca no hace referencia a qué cuentas de tu marca, sino a cómo lo haces.

¿Qué recursos son necesarios para perfilar y definir una voz de marca?

Hay un paso anterior a definir tu voz de marca: tener clara tu historia de marca. Sí, la historia de tu marca está compuesta por todos esos recursos que quieres resaltar acerca de tu negocio. Puede que sean sus valores, su origen o quizá prefieras centrarte en la evolución, o su proceso de reinvención.

Cada historia será única y tendrá unos elementos propios muy particulares. De la correcta mezcla de todos estos ingredientes, saldrá el marco de referencia de toda tu comunicación de marca.

Entre ellos:

  • La marca: tu voz tiene que ver con los aspectos más originarios de tu marca. Con sus valores, su visión, su mensaje principal… En resumen, lo que la hace diferente.
  • El background: aquí reside la esencia de tu marca. Lo que cuentas de tu marca (sus historias, experiencia, etc.) te ayudará a darte cuenta de lo más destacable.
  • La persona: tú tienes mucho que decir y aportar a tu voz de marca. Quién eres, lo que te define, tus habilidades… son elementos clave para articular una voz de marca que te represente.
  • El cliente: esta es la parte fundamental. Cualquier parte de tu marca, para funcionar, ha de estar pensada por y para tu cliente ideal.
  • La intuición: éste es el ingrediente secreto. El que te servirá para equilibrar los distintos elementos y definir mejor los rasgos de tu voz de marca.

A partir de la construcción de una historia con garra y mucha personalidad, podrás definir de forma mucho más sencilla tu voz. Y es que ésta irá estrechamente relacionada con tu historia.

Digamos que la historia de tu marca es lo que contarás (tu mensaje principal) y la voz sería el cómo quieres contarlo para que llegue al público. Ya entenderás que ambas han de ser coherentes entre ellas para que tu público perciba una comunicación con sentido.

Y si quieres más datos sobre cómo construir de cero una marca auténtica, te dejo este enlace a una entrevista con Noémie Coignus, de Lunes Design, que grabé hace tiempo.

¿Cuándo trabajar tu voz de marca?

Lo hagas de forma consciente o no, tu voz de marca está ahí. De modo que, lo mejor es tomarse un tiempo para definirla y que sea coherente con el resto de la marca.

Ahora bien, al principio es complicado porque nos faltan muchas de las variables, o no las conocemos con exactitud, hasta que no salimos y validamos nuestro mensaje. Por eso, empieza con lo mínimo viable. Define todo lo que puedas con los recursos que cuentes y sal con una voz básica. Empieza a dejarte oír y ve probando qué funciona y qué no.

Más adelante, podrás reunir mucha más información y tendrás muchos más recursos para modular tu voz totalmente y que se ajuste como un guante a tu marca y potencie tu mensaje.

¿Por dónde empezar a trabajar la voz de una marca?

Ok, tienes tu voz: ¿y ahora qué? Bien, yo suelo entregar a mis clientes un informe, o especie de manual, con el desarrollo de su voz de marca. ¿Por qué?

Como ya he dicho tantas veces, es crucial para generar el impacto que deseas en tu público que seas coherente. Si tu público detecta que cambias de un medio a otro, que los mensajes no son los mismos e improvisas… ¡lo más seguro es que se vayan!

Una porque no entenderán qué les quieres decir. Y dos (y casi peor), desconfiarán.

De modo que para que haya consistencia entre el mensaje de tu web, el de tu blog, incluso el de tus redes sociales, este informe es una herramienta de consulta básica.

Además, piensa que quizá no sea la misma persona la que por ejemplo escribe los textos de la web y la que después se encargará del resto de la comunicación.

¿Y si llega el día que quieres delegar? Si tienes tu informe, sólo con enviarlo te asegurarás de que la otra persona tiene una referencia clara de por dónde seguir.

¿Cómo utilizar este manual? Fácil. Yo suelo revisarlo a menudo. Bien sea, a modo de repaso, antes de escribir un artículo (si siento que necesito algo de inspiración para entrar en el mood), o bien cada vez que hago evaluación del negocio y la marca en general.

Este suele ser bastante más profundo, ya que si entiendo que los cambios en mi marca, o su evolución, han tenido mucho peso, lo más seguro es que tenga que hacer cambios, también en la voz.

¿Cómo afrontar el trabajo de la voz de marca?

Para empezar te diré que éste no es trabajo de un día, ni de una tarde. No por nada, sino porque una marca evoluciona, al igual que lo hacen los negocios y las personas que los dirigen. Por lo tanto, a cada paso, con cada variable que cambies, puede que tu marca necesite ser revisada y ajustada en cualquiera de sus vertientes, o quizá con el tiempo, en todas ellas. Dependerá mucho de qué cambia y cómo afecta al resto del conjunto.

Para entender mejor toda esta gestión de los cambios, aquí puedes conocer mejor distintas versiones y cómo hacerle frente, mientras diriges tu negocio.

Por ejemplo, no es lo mismo ampliar tu mercado, enfocarte en un nicho nuevo, revisar tu mensaje principal de comunicación, o cambiar por completo el rubro al que te dedicabas… Obviamente, cada una de esta situaciones puede conllevar un reajuste pequeño en tu voz de marca, o en el marketing de tu negocio, un rediseño ligero de los elementos visuales de tu marca, o un cambio completo de todo su universo…

Así que las herramientas más poderosas con las que puedes contar para esta aventura son la paciencia, la curiosidad y dejar la vergüenza y el autojuicio a un lado. Todo esto se trata de un proceso de descubrimiento y exploración.

¿Cómo utilizar la voz de marca en el día a día?

Sea lo que sea lo que quieras comenzar a poner en práctica, hazlo de la manera más fácil posible.

Si marcas en tu calendario, hacer deporte todos los días, cuando llevas años sin hacerlo… ¡Adivina! Sin embargo, la primera semana, puedes planear ir a comprar las zapatillas adecuadas. Además, puedes ver algunos vídeos o leer artículos para motivarte. Puedes centrarte en crear tu rutina, etc.

Como verás, hay muchas cosas por hacer, mucho más sencillas, que te dirigirán en la dirección correcta.

Ok, pues a tu voz de marca le sucede lo mismo. Si no sabes cómo utilizar tu voz, empieza poco a poco, con trucos que te resulten relativamente fáciles.

 

Tu voz de marca en tu web

Créeme, esta parte es fundamental. Tus textos web son como tu presentación, por lo que la persona que los lea, no busca conocer sólo qué haces, sino también le interesa quién eres. Es decir que, además de un mensaje entendible y claro, quiere percibir quién hay detrás. Y de eso, en parte, va a encargarse tu voz de marca.

Y para que puedas pasar a la práctica, vamos a ver algunos consejos:

  • Crea una plantilla en la que anotes cómo quieres hacer sentir a tu usuario, en cada una de las páginas de tu web.
  • Incluye qué crees que le ocurre o cómo se siente y qué es lo que busca.
  • Utiliza esta plantilla para modular la voz de tu marca en tus textos, según lo que quieras transmitir en cada momento.
  • Esto te servirá tanto si empiezas de cero, como si ya tienes tus textos, pero quieres revisarlos.

 

Tu voz de marca en tu blog o redes sociales

Obviamente, esta parte es menos formal que la anterior. Aquí es donde pretendes establecer una relación más cercana con tu audiencia. Quieres compartir lo que sabes con ellos y enseñarles lo que puedes hacer. En este sentido, tu voz jugará un papel muy importante para crear ese ambiente.

Ahora, pasemos a la práctica:

  • Haz tus propios checklists y utilízalos a modo de guía.
  • Establece por ejemplo, los tonos a la hora de escribir para tu blog o tu red social principal, o qué lenguaje utilizarás.
  • Incluye la estructura básica de tus artículos o publicaciones.
  • Cuando tengas que escribir, échales un ojo para refrescar los conceptos y ¡lánzate!
  • Y, antes de darle al botón de publicar, ¡repasa todos los puntos de nuevo!

Hasta aquí las 7 preguntas básicas. ¿Tienes alguna más que te ronde la mente?

Te invito a déjamela en los comentarios y podemos ir añadiéndolas a la lista.

Tags:
Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@conchisanjeronimo.com

Storyteller y redactora web. Ayudo a pequeñas marcas a dar voz a sus ideas, a través de sus comunicaciones, para que juntos hagamos que el mundo avance. Me encanta hacer magia juntando letras y transmitir todas las historias, que aguardan ser contadas, tras una marca con personalidad.

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies