historias-personales

Lecciones de cómo utilizar tus historias personales en los negocios I [Mi experiencia en Womprende]

Hace un mes aproximadamente, asistí al primer encuentro Womprende, organizado por María, de Preciosea en Valencia. Fue justo como lo había pensado, ¡espectacular! Casi 200 mujeres reunidas, compartiendo experiencias… y muchas, pero que muchas historias.

El día D fue como todos: tratas de quedarte con cada detalle, con cada olor, tomas notas y más notas, para que no se te escape nada y quieres retenerlo todo en tu mente.

Sin embargo, los verdaderos aprendizajes y la forma de procesar todo lo que ocurre en un día así, requieren tiempo y darles su espacio. Por eso, casi dos meses después, me he animado a escribir este artículo, sobre la importancia de tus historias personales para conectar con los demás y volverte memorable.

Quizá no entiendas la relación, pero sigue leyendo y te explico…

Un evento lleno de historias personales y mucha magia

Desde el principio, tuve la sensación de que el evento me había dejado muy buen sabor de boca. Poco después, comprobé que seguía acordándome de muchas de las ponencias, aunque haya veces que no recuerdo que comí el día anterior. Entonces, ¿cuál había sido la diferencia?

Hoy tengo claro el papel crucial de las historias personales, que las ponentes de ese día compartieron con nosotras. Y como no hay nada mejor que hablar con ejemplos, voy a tratar de que entiendas el porqué insisto con esto del storytelling y su eficacia para tu marca.

Estas son algunas de las razones por las que Womprende tuvo tanto éxito y sigue grabado en las mentes de las asistentes…

Las historias personales bien trabajadas te dan confianza y te libran de quedarte en blanco

Cuando Ana Albiol nos contó que acababa de empezar a dar charlas y abrió el evento, ¡no me lo podía creer! Parecía que llevaba desde siempre en un escenario. El caso es que, tal como ella dijo: “voy a hablar de lo que sé. Os voy a contar mi historia.”

Porque ante situaciones tensas, cualquier herramienta que tengamos al alcance y que controlemos, nos permite sentirnos rápidamente más cómodos, agarrar temperatura y entonces sí, ¡ya no hay quién nos pare!

Así que, haz de tu historia personal tu mejor arma.

Una buena historia te permite expresarte según tus fortalezas y potenciarlas

La ponencia de Charo Vargas, más conocida como Charuca, derrochó arte, gracia y mucha energía positiva… ¡desde el minuto cero! Charo habló de las lecciones aprendidas en toda su trayectoria y dio unos cuántos consejos, según sus experiencias.

El caso es que nos hizo reír de lo lindo y nos contagió su buenrollismo. No nos atrajo sólo lo que nos contaba, sino que nos dejó conocerla mejor, gracias a su forma única de contar sus historias.

Con una historia llegas más a tu público y todos se llevan algo

Con Marta Sanahuja, de Delicious Martha, me ocurrió algo curioso cuando comenzó su ponencia. Ella se dedica al sector de la gastronomía, por lo que jamás pensé que podría sentirme tan identificada con ella.

El caso es que, a medida que iba contando su historia, yo iba dándome cuenta de que entre emprendedores hay muchos puntos de conexión que nos unen. Incluso, aunque nos dediquemos a actividades totalmente distintas, o estemos en puntos diferentes de nuestro camino.

Esa es una de las claves de las buenas historias: cada quién siempre puede extraer sus conclusiones, a pesar de las diferencias. Cada persona, según su momento, se quedará con una lección u otra, pero siempre quedará algo de tu historia en los demás.

Las historias personales sirven para grabarte en la mente de tu audiencia

Otra de las personas que compartió su historia sobre el escenario fue Paula González, de The Singular Olivia. En este caso, lo que más llamó mi atención es lo bien trabajada que Paula tiene su historia.

No es que las historias personales cambien, pero sí se han de adaptar según el público y cómo vayas a comunicarlas. Además, es un arte saber qué elementos de tu historia destacar y dónde poner el énfasis para apoyar tu mensaje. Sólo así tu mensaje será coherente y resonará una y otra vez en la mente de tu público.

Una historia no deja indiferente a nadie y puede inspirar a los demás a actuar

A veces, dos negocios o dos emprendedores, no están en el mismo momento, ni han tenido una misma trayectoria. Hay mil y un caminos, tantos como negocios. Sin embargo, una buena historia, bien construida, ayuda a que los demás te conozcan y se inspiren contigo.

Éste fue el caso de Macarena Gea, que con su extensa trayectoria llena de éxitos (y obviamente mucho trabajo y sudor), pues nos animó a seguir adelante. Seguramente su fórmula no sirva para todo el mundo, pero su historia te invita a crearte la tuya propia. Y, sobre todo, te surgen ideas sobre tus siguientes pasos.

Las historias te permiten marcar tus límites y mostrar lo que quieres de ti

Además, las historias personales también te permiten manejar qué clase de información contar. Y te ayudan a mostrar partes de ti que te hacen más humana y cercana.

Por ejemplo, la ponencia de Noe, de Made with Lof, me sorprendió por ese equilibrio tan complicado de lograr a veces. Ella nos contó momentos muy importantes de su emprendimiento. Pero a la vez, nos transmitió la calidez y nos dejó conocerla mejor, al hablarnos de su familia, de sus hijos y de su forma de conciliar.

Para conseguir este mix perfecto, sólo tienes que saber con claridad hasta dónde quieres contar tú.

¿Cómo recuperar ese espíritu de las historias y aplicarlo al mundo de los negocios?

En otras palabras, creo que las historias tienen cabida en cualquier ámbito, sobre todo, si tu objetivo es conectar desde el corazón de tu marca con tus clientes. Y es que…

Historias everywhere

Como te he adelantado, nuestras vidas se reducen a una secuencia de historias. Todos tenemos un momento feliz, uno triste, algún golpe duro y casi todos tenemos esos momentos que nos han marcado.

Obviamente, para cada uno son distintos. Pero, no lo son los sentimientos detrás de esas historia, las formas en las que nos sentimos al vivirlas, o escucharlas…

Por ejemplo, yo podría contarte ahora mismo cualquier historia de mi etapa universitaria. Si tú, como yo, has pasado por la universidad, inmediatamente recordarás tus propias historias. Seguro no son exactamente iguales a las mías, pero empatizarás mucho conmigo, porque sabrás exactamente a qué sentimientos o emociones me refiero.

Salidas con amigos, alguna quedada “extraoficial” en la cafetería, o momentos de estudio divertidos con compañeros… Cada quién a su modo, ha pasado por eso. Y activando la cadena neuronal correcta, es posible que revivas esos buenos momentos, a partir de una historia personal, que quizá no sea para nada la tuya. El caso es que, ¡te aseguro que conectaremos!

Negocios humanos

La mayoría de negocios con los que colaboro, o trabajo, están formados por una o varias personas, pocas. No son equipos gigantescos. Que, además, disfrutan con la relación con sus clientes y no quieren perder esa cercanía.

En resumidas cuentas, se trata de negocios humanos. Como las empresas familiares de tiempos pasados, las cuales rezumaban compromiso y mucha dedicación. Estos negocios siempre se han volcado con sus clientes y han priorizado la relación con ellos.

Creo que esa es la esencia a la que, muchos de nuestros negocios, están volviendo. Y, a través de nuestras historias, podemos destacar esos valores tradicionales, que tanto ayudan a crear relaciones sinceras, honestas y duraderas.

Clientes de carne y hueso

Por último, otro de los factores por los que defiendo la vuelta al espíritu de las historias, son nuestros clientes. Al final, tratamos con personas como nosotros. No son números aislados, ni les gusta que los traten como tal.

Tampoco son un retrato robot. Ellos sienten y padecen como nosotros. Y también tienen sus sueños y anhelos. Conocerlos y ahondar en nuestra relación con ellos, es preocuparnos por el momento actual. Pero, también, acompañarlos en su evolución y apoyarlos.

Los clientes no sólo conectarán mejor con nosotros, a través de las historias, sino que en el camino, crearán las suyas propias, con respecto a nuestra marca. Y esas historias que transmitan, serán las que harán que otros nos conozcan y nos valoren.

¿Qué te han parecido todas estas lecciones? Espero que ahora entiendas mejor mi insistencia con tu historia de marca y cómo puede ayudarte a brillar en cualquier ámbito. Pero, ¡aún queda mucho más!

Si quieres ir directo a la segunda parte, donde encontrarás más lecciones, sobre cómo pasar a la práctica, haz clic aquí.

Déjame tus opiniones en los comentarios. Me encantará leerte. Cuéntame tu experiencia, qué historia personal de las que has escuchado te ha cautivado más y por qué.

Tags:
Conchi Sanjerónimo Domingo
hola@conchisanjeronimo.com

Storyteller y redactora web. Ayudo a pequeñas marcas a dar voz a sus ideas, a través de sus comunicaciones, para que juntos hagamos que el mundo avance. Me encanta hacer magia juntando letras y transmitir todas las historias, que aguardan ser contadas, tras una marca con personalidad.

2 Comentarios
  • Vero
    Publicado a las 16:49h, 22 marzo Responder

    ¡Hola Conchi!

    Estoy muy de acuerdo contigo sobre contar nuestra historia o historias que nos han pasado para ser más cercanas y llegar a tener esa bonita conexión con los suscriptores, público y clientes.

    Llevo desde que empezó el 2018 con introducir el stroytelling en mis correos, web, pubicaciones en las RRSS y con tu artículo me has dado el empujón de que hay que probar y ver que tal va.

    Una cosilla que he visto es que al nombrar a la ponente enlazas también su web ¿Se lo preguntas a la persona para poder poner su web en tus artículos? En algunos artículos míos que tengo para futuras publicaciones quiero poner webs de otras personas, por eso te lo pregunto.

    ¡Feliz de ver tu nueva «casa» y de leerte siempre!

    Un fuerte abrazo,

    Vero.

    • Conchi
      Publicado a las 11:34h, 23 marzo Responder

      Hola Vero,

      Más bien lo hago al revés, les aviso de que las he mencionado en uno de mis artículos y les comparto el enlace, por si quieren echar un vistazo al contenido. Entiendo que nadie se molesta porque le mencionen, siempre que sea desde el respeto y el cariño.

      Y estaré atenta para ver cómo va eso de tus pinitos con el Storytelling. Seguro que vas a notar la diferencia 😉

      Un abrazo.

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies